• Tras la salida de Alfredo Sáenz, su relación con la entidad financiera no pasa por su mejor momento.
  • El mismo problema tiene en el Real Madrid: los ingresos de los abonos de la temporada 2013-2014 están pignorados.
  • Y la nueva ley del deporte que prepara el Gobierno recortaría mucho los ingresos por derechos de televisión.
  • Al mismo tiempo, sorprende que ACS reparta dividendo cuando en 2012 ha registrado pérdidas de 2.515 millones de euros.

La relación de Florentino Pérez (en la imagen) con el Banco Santander no es la misma tras la marcha de la entidad de Alfredo Sáenz. El presidente de ACS y del Real Madrid es íntimo amigo del exconsejero delegado del Santander. Sáenz fue el que hizo crecer a Florentino: primero, desde Banca Catalana, concediéndole los créditos para que comprara la constructora Padrós, y luego vendiéndole Dragados y Fenosa con un préstamo del Santander. Todo muy al estilo Florentino, esto es, apalancado.

Pero Sáenz ya no reina en el Santander y Botín no está por la labor de conceder más crédito a la constructora. Por cierto, el banco cántabro es el principal acreedor financiero de ACS.

La situación en el Real Madrid es similar. Los derechos de fútbol cotizan a la baja y los clubes -Barcelona y Real Madrid sobre todo- ya no gozan de los mismos presupuestos de años atrás. Además, la nueva ley del deporte que prepara el Gobierno obligará a que los equipos negocien los derechos televisivos de manera conjunta, tal y como hacen, por ejemplo, en Inglaterra o Alemania. De ser así, la distancia de los ingresos de los dos grandes respecto al resto disminuirá considerablemente.

Pero en Real Madrid aún hay más: el banco cántabro tiene pignorados los ingresos de los abonos de la temporada 2013-2014. Lejos quedan los días en los que el Santander pensó patrocinar al club que ha llegado a jugar con una equitación "rojo Santander".

Volvamos a ACS. Ha llamado la atención que la constructora pagara dividendo aun cuando sus resultados de 2012 arrojaron pérdidas de 2.515 millones de euros. Claro que, gracias a estas abultadas pérdidas, se ha apuntado un crédito fiscal de 840 millones de euros. ¿Y el dividendo Florentino lo necesitaba como el respirar para financiar su endeudamiento personal, lo mismo que le ocurre a los Albertos, que le han apoyado frente a los March, que están hartos de que Pérez haga y deshaga en ACS sin consultarles.

Pablo Ferrer

[email protected]