Siento un gran respeto por el economista Santiago Niño-Becerra (en la imagen) quien acaba de publicar un nuevo libro sobre la crisis. Por de pronto, es un tipo que habla claro y se le entiende todo. Y lo que es más importante: es uno de esos extraños economistas que no se queda en el diagnóstico y lo une a la terapia.

Asegura Becerra que hay que acostumbrarse a jubilarse más tarde o a morirse trabajando, ciertamente es así. Ahora bien, dicho eso, Invertia nos recuerda hoy miércoles que en 2014 en España habrá 14.000 cotizantes menos y 155.000 jubilados más.

Es verdad que con pleno empleo podrían pagarse las pensiones pero, a medida que envejece la población, ni por esas. Se necesita rejuvenecer la población para que no sea un español el que tenga que pagar más de 2 pensiones, sino volver al esquema con el que se creó el Estado del Bienestar: como mucho, un español en activo pagando una pensión de un jubilado.

Es definitiva, hay que incentivar la natalidad, aplicando un salario maternal púbico a toda pareja que decida tener un hijo. Y si no, pues estamos condenados a pensiones de miseria. Ya casi lo tenemos.

La jubilación no es un problema económico sino un problema demográfico.

Eulogio López

[email protected]