• ¿Se han vuelto idiotas en el ABC?
  • Siempre digno, el diario monárquico asegura que son demasiados abortos, no porque se trate del homicidio más cobarde, sino porque no colaboran al renacimiento económico.
  • Pero lo más preocupante para la oficialidad es la "lacra": 44 mujeres que fueron asesinadas por sus parejas ese mismo año: 44 frente a 93.191.

Para ser rigurosos (que no significa para ser verdaderos pero…), 93.131 niños fueron asesinados en el vientre de su madre en España, durante 2016. El ABC opina que "todavía" son demasiados: ¿Se han vuelto idiotas en el ABC? Veamos: en 2016, las mujeres asesinadas por sus parejas en España fueron 44. Ese mismo año, los niños abortados por sus madres, con la connivencia de sus padres, en España fueron 93.131 (últimas cifras oficiales facilitadas, apenas hace unos días). De estos últimos nunca habla Mariano Rajoy. Repitamos: asegura el ABC que "casi 100.000 abortos todavía son demasiados". Pero el comentario de ABC tiene aún más traca. Ojo al dato: "consideraciones éticas y morales aparte, y en plena recesión demográfica, esta dramática cifra es un auténtico disparate". Lo de dejar aparte esa cosa tan pelma de la moral y centrarse en la necesidad de retoños para levantar la economía es como afirmar que en los campos de exterminio nazi se perdió mucho talento ingenieril y eso no es bueno en una Europa que salía de una recesión. Y también recuerda el viejo chiste, precisamente atribuido a un editorialista del ABC: Escriba usted para mañana un editorial sorbe la Inmaculada Concepción. -¿A favor o en contra? ¿Se han vuelto idiotas en el ABC o es que han despedido a los correctores de pruebas? ¿Y a los redactores pensantes? Es cierto que el principal problema económico de España es el demográfico, la baja natalidad. Pero el problema del aborto son esas consideraciones morales que deben dejarse aparte. Además, si vamos a la natalidad, las cifras de aborto quirúrgico son mínimas comparadas con las, imposibles de cuantificar, víctimas del aborto químico, es decir, de las píldoras. Eulogio López [email protected]