• Y es que los bancos abrieron (compraron) 548 oficinas pero las cajas cerraron 1.470.
  • Lo mismo ocurre con la plantilla: los bancos la aumentaron en 4.659 trabajadores mientras las cajas la redujeron en 9.335 empleados.
  • En cualquier caso, en el Banco de España aseguran que la reducción de red y de plantilla marcha con desesperante lentitud.

Los datos que arroja el Anuario Estadístico 2012 que la Asociación Española de Banca (AEB) ha hecho público este jueves no dejan lugar a dudas: el año pasado, los bancos aumentaron el número de oficinas (548) y de empleados (4.659). Pero no hay que llevarse a engaño: este crecimiento se debe, no a la apertura de nuevas sucursales o a la expansión del negocio bancario en nuestro país sino, ante todo, a la absorción de cajas.

Según la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), estas entidades cerraron hasta 1.470 sucursales en 2012, y redujeron plantilla en 9.335 empleados, el segundo mayor ajuste de su historia tras el realizado en 2011.

Es decir, en el conjunto del sector financiero, en 2012 se cerraron 922 oficinas y se redujo la plantilla en 4.676 empleados.

En cualquier caso, y a pesar de ser cifras importantes, en el Banco de España aseguran que el ajuste del sector se está llevando a cabo a un ritmo desesperadamente lento. Ahora queda por ver, además, cuánto tiempo durará.

Pablo Ferrer

[email protected]