Esta semana han empezado los resultados empresariales, pero una compañía española ha acaparado protagonismo por otro motivo bien distinto: Red Eléctrica (REE) se ha quedado sin presidente tras la dimisión de Jordi Sevilla. Un hecho que no es baladí, teniendo en cuenta que el 20% es propiedad del Estado y que el motivo ha sido la injerencia de la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y los “intensos” debates con la CNMC, como destacó el hombre fuerte del PSOE en economía en su carta de despedida. Ahora estos últimos se han vengado: la primera cargó contra Sevilla y el regulador ha aprobado que la retribución de REE como operador del sistema eléctrico suba un 28,7% este año.

Por tanto, se trata del porcentaje más alto en la horquilla que se barajaba, la cual partía de un alza del 23,7%. Así, la retribución como operador supondrá un total de 74,69 millones de euros, en la primera vez que ha sido establecida por la CNMC, y superará la actual, que era de 58 millones. Se financiará al 50% por el conjunto de productores de energía eléctrica y al 50% por los comercializadores y los consumidores directos en mercado.

El recorte en la retribución del transporte de luz será más suave del planteado en un principio: se prevé que ronde el 7%, situando el total en unos 8.600 millones, más de 600 millones inferior al del sistema anterior

Paradójicamente, el Consejo de la CNMC ha aprobado dicha retribución días después de la dimisión de Sevilla. Eso sí, no hay que olvidar que tenía el visto bueno de la Sala de Regulación del regulador -que preside María Fernández y que tiene entre sus cuatro consejeros a Mariano Bacigalupo, marido de la ‘vice’ Ribera-, desde hace una semana.

Sin embargo, el aumento de la retribución de REE como operador del sistema eléctrico no compensará el recorte en la retribución del transporte de luz, pese a que este será más suave de lo que el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, propuso en un principio. De hecho, se prevé que ronde el 7%, situando el total en unos 8.600 millones, más de 600 millones inferior al que había con el sistema anterior. Algo que ya ha repercutido en la plantilla de REE, con un primer ajuste a través de un plan de bajas incentivadas voluntarias, pese a los buenos resultados que tuvo en los nueve primeros meses de 2019 (habrá que ver cómo son los del conjunto del ejercicio). 

Para sustituir a Sevilla en Red Eléctrica ha empezado a sonar el nombre de Natalia Fabra, experta en el sector energético e hija de Jorge Fabra, amigo de Ribera

Y por cierto, más de dos semanas después de la toma de posesión del Gobierno de coalición, aún debe hacer más nombramientos (como lleva pocos...). Por ejemplo, el del sustituto de Sevilla en la presidencia de REE… y ya ha empezado a sonar el nombre de Natalia Fabra, experta en el sector energético e hija de Jorge Fabra (exdirector de dicha compañía, exconsejero de la CNMC y que perteneció al grupo de transición ecológica que presidía Ribera hasta ser nombrada ministra, según ABC). Asimismo, el Gobierno tiene que hacer cambios dentro del regulador: el mandato de Marín Quemada, así como el de la vicepresidenta, María Fernández; y el de tres consejeros (Josep María Guinart, Clotilde de la Higuera y Benigno Valdés) venció el pasado septiembre.