Una de las mayores preocupaciones de los banqueros es el más que previsible aumento de la morosidad durante los próximos meses, tras una temporada turística nefasta y después de que la economía despierte de la anestesia (Erte y créditos ICO).

Pero no todas las entidades afrontan el futuro de la misma manera y la tasa de mora adquiere una relevancia especial. Así, el Santander España el banco más grande de nuestro país por activos, cerró junio con una morosidad del 6,5%, después de reducirla un 0,47% respecto al primer semestre de 2019. El banco que preside Ana Botín tiene tarea por delante si no quiere sufrir demasiado las consecuencias de los impagos. De momento, es la entidad que más ha provisionado, y con mucha diferencia, por el coronavirus: más de 7.000 millones de euros.

El segundo en el ranking es Bankia, con una mora del 4,9% al cierre del primer semestre -en diciembre era del 5%-, también por encima de la media del sector, que en mayor se situó en el 4,7%. El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri destinó 310 millones de euros a dotaciones por el covid durante el semestre.

Cierra el podio, que no el ranking, el Sabadell, con una mora del 4,6% de su negocio en España, sólo un 0,1% inferior a la tasa registrada un año antes. En su caso, las provisiones para hacer frente a los posibles impagos por el coronavirus se elevaron hasta los 550 millones de euros.

El siguiente en la lista es el BBVA, con una morosidad del 4,3% en nuestro país, frente al 4,4% de un año antes. La entidad que preside Carlos Torres no quiere sobresaltos y destinó casi 2.000 millones de euros a provisiones por la pandemia.

Por debajo del 4% están Caixabank (3,5%) y Bankinter (2,5%). Son los dos bancos que, en principio, afrontan el futuro con mayor tranquilidad. No obstante, la entidad que dirige Gonzalo Gortázar destinó algo más de 1.150 millones de euros a dotaciones por el covid. El banco que lidera María Dolores Dancausa, por su parte, sólo provisionó 190 millones.