La Comisión Europea (CE) ha aprobado este miércoles el plan de recuperación y resiliencia de España, el segundo autorizado por Bruselas tras el visto bueno de Portugal, un paso necesario para que el Gobierno reciba los 69.500 millones de euros en ayudas directas preasignadas -el resto hasta los 140.000 millones, en forma de créditos, aún no ha sido solicitado-. La decisión definitiva, que se conocerá "antes de agosto", abrirá la puerta a que España pueda acceder este verano a un anticipo de 9.000 millones y otros 10.000 millones a final de año.