No quieren que el asunto se eternice en los tribunales. Cobrar menos a cambio de cobrar antes. Es el argumento de algunos fondos acreedores de las autopistas en quiebra, que están dispuestos a negociar una quita con el Gobierno. Y es que, mientras los fondos cifran en 4.500 millones la cantidad que el Estado les adeuda -compraron el 75% de la deuda de la banca -, el Gobierno reduce esa factura en unos 2.000 millones. Pablo Ferrer [email protected]