La inflación, a 28 febrero, se ha quedado en el 1,1%. Una inflación perfectamente controlada que debería aprovecharse para subir los salarios bajos y en particular el SMI… algo que se ha desaprovechado durante tantos años. Andrés Velázquez [email protected]