En España, el sector primario todavía tenía un peso del 5,9% en el empleo total en el año 2000. El sector primario -que comprende la agricultura, silvicultura y pesca- ha perdido peso en el empleo total a lo largo de los últimos años en el conjunto de países de la UE. El promedio de la Unión Europea ha pasado de un 7,8% en el año 2000 a un 5,5% en 2007, alcanzando un 4,5% en 2016. Algunos países del Este de Europa, junto a Portugal y Grecia, mantienen todavía una elevada proporción de empleo en el sector primario, mientras que la gran mayoría de miembros de la UE se sitúan por debajo de la media europea, según el IEE. Rumanía encabeza la clasificación con un 24%, figurando a continuación Bulgaria con un 18% y Grecia con un 11,3%. Polonia y Portugal se sitúan en el entorno del 10%. Lituania llega a un 8%, mientras que Eslovenia, Croacia y Letonia superan el 7%. Hungría (5,9%) e Irlanda (5,5%) también figuran entre los países de la UE que están por encima del promedio. Finlandia, España, Austria, Estonia y Chipre cuentan con un sector agrícola que supone aproximadamente un 4% del empleo total. En el caso de España, el sector primario todavía tenía un peso del 5,9% en el empleo total en el año 2000, bajando al entorno del 4% en 2007, nivel en el que se mantiene desde entonces. Italia registra un 3,7%, mientras que la cifra baja al 2,7% en Francia y se sitúa levemente por encima del 2% en Dinamarca, los Países Bajos y Suecia. El empleo en la agricultura sólo supone algo más del 1% en Alemania, Bélgica y el Reino Unido, cerrando la clasificación Luxemburgo con un 0,9%. Andrés Velázquez [email protected]