Se trata de un marroquí de 47 años que estaba en situación irregular en nuestro país. Según la policía, el detenido fue el "principal responsable" de reclutar y enviar a Irak a un compatriota suyo, de 26 años, en 2014, y que también vivía en Sagunto. Al final, el joven cometió un atentado en el que murieron 33 soldados iraquíes y causó decenas de heridos. Según la Policía Nacional, el detenido actuaba como "caja de resonancia de los mensajes e instrucciones" que lanzaba la organización terrorista. Andrés Velázquez [email protected]