A la hora de cerrar esta edición eran 270 los asesinados en una mequita egipcia, ubicada en el Sinaí, la zona donde más atentados yihadistas se producen, con células del ISIS dispersadas por el territorio. Y es que los fundamentalistas prefieren asesinar cristianos pero si los musulmanes moderados se ponen a tiro, pues también. Pero el islam, quede claro, no tienen nada que ver con la violencia. Es una religión de paz. Eulogio López [email protected]