El fabricante de trenes vasco ingresa 1.477 millones ( 12%) y reduce su deuda a 219 millones (-17%). Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) ha acelerado la marcha, gracias al récord de pedidos y la gran diversificación. Y es que ha tenido un beneficio neto de 43 millones de euros en 2017, un 14% superior al del año anterior, y el Ebitda se ha disparado un 33%, hasta los 180 millones. El fabricante de trenes vasco ha tenido unos ingresos de 1.477 millones ( 12%), de los que el 87% procede del exterior, y ha logrado un nuevo récord de pedidos pendientes de acometer (6.265 millones). Asimismo, la deuda financiera neta se ha reducido un 17%, hasta los 219 millones. Dos cosas le diferencian del otro fabricante de trenes español, Talgo: no depende de Oriente Medio y tiene más diversificación (la Alta Velocidad sólo supone el 5% de sus proyectos en ejecución, el resto son tranvías, metros, regionales y Cercanías). Pero CAF ha tropezado un poco en bolsa: su capitalización ha bajado un 11% en 2017. En cuanto a las remuneraciones, destacar que el 19,6% de los accionistas votaron en contra de las de 2016. El año pasado, en total, pasaron de 1,468 millones a 1,721. El presidente, Andrés Arizkorreta, se llevó 572.000 euros y una aportación de 140.000 a su plan de pensiones; el consejero externo Alejandro Lagarda, 390.000 y la secretaria del consejo (que tiene carácter ejecutivo) Marta Baztarrica, 222.000. Cristina Martín [email protected]