El fabricante aeronáutico estadounidense también se beneficia de la reforma fiscal de Trump: se ahorra 800 millones menos en impuestos. 2017 ha sido un buen año para Boeing por el récord de entregas, lo que le ha permitido volar en los resultados anuales. Y es que ha ganado 6.580 millones de euros, lo que supone un 67% más que el año anterior, y además se ha beneficiado de la reforma fiscal de Trump (se ha gastado 800 millones menos en impuestos). La facturación anual ha ascendido a 74.979 millones (-1%). Buenas cifras que en gran parte se deben al excelente cuarto trimestre, cuando Boeing ganó 2.514 millones, casi el doble que en igual periodo de 2016 e ingresó 20.366 millones ( 9%). Para este año, el fabricante aeronáutico estadounidense espera batir un nuevo récord en entrega de aviones: entre 810 y 815. Además, prevé que la cifra de negocios crezca un 3%, pues ha aumentado las tasas de producción de sus aviones clave (por ejemplo, del famoso 737). Cristina Martín [email protected]