• En concreto, una de Bankia a Pocoyó por el 15% de su valor.
  • Tenía que pasar: los bancarios dejan de recobrar impagos, es decir, de cumplir con su tarea.
  • Y los fondos buitre se aprovechan de su desidia.
  • Luego, los bancos se quejan de la competencia desleal de la banca en la sombra. ¡Pero si la alimentan ellos!
Comienzan las demandas y querellas por venta de créditos, la última moda de la banca. En concreto, un accionista de Bankia ha demandado a la entidad porque considera que le ha hecho perder dinero en su títulos. La entidad estatal vendió un crédito de 18 millones concedido a Zinkia (Pocoyó) a uno de los socios por 2,8 millones de euros. Con ello hizo perder a la entidad una cantidad que el accionista considera que no debió perder, porque incidía, indirectamente, a la caída de la cotización (junto a muchas otras operaciones, se entiende). Ahora, recordemos la moda bancaria: vender activos muy dudosos o simplemente fallidos sobre todo, a fondos buitre por una centésima parte de su valor. Un bancario de antaño habría luchado por recuperar el crédito en plan hombre del frac.  Esa es su tarea. Ahora les corre prisa venderlos a buitres que pagan por ello una nimiedad. Algo más que unanimidad conseguirá y esa será su plusvalía. Es curioso: los bancos braman contra la banca en la sombra, pero luego engordan a esa banca en la sombra. Pues mire… Ojo, hablamos de un proceso que no ha hecho más que comenzar. Este ejemplo es uno más, porque todos los bancos están vendiendo a pérdidas activos morosos y fallidos a la banca en la sombra. Cuidado. Eulogio López eulogio@hispanidad.com