No hacen falta serpientes de verano entre míster No (Pedro Sánchez) y Rajoy, que hace de Rajoy. Pero el mareo en la opinión pública -hartazgo, oiga- es lo más reseñable a falta de noticias en este agosto de calor. Y es que si nada cambia, como parece ser -entre la cerrazón del dirigente socialista, Sánchez,  para impedir la investidura de Rajoy y el gallego discurso del presidente del Gobierno-, lo mejor es salir del atolladero cuanto antes para las terceras elecciones. A ver quién sale peor parado, entonces, tras tantas sesiones esperpénticas. Lo de ayer miércoles fue de traca, pasándose la pelota uno a otro. Y en medio, el peón necesario, el Ciudadanos de Rivera, que ayer estaba con el PSOE y hoy quiere estarlo con el PP. Es el único que ofrece alternativas y apela a la responsabilidad en tono creíble, pero está entre dos aguas y también puede naufragar. Hispanidad redaccion@hispanidad.com