En que ninguno de los dos logra una sonrisa sincera. Y mira que lo intentan. A lo mejor es que ambos son amigos y fueron compañeros de instituto, pero sorprende su similitud en este punto. No llegan a la sincerísima sonrisa que hizo famosa a Hillary Clinton pero casi. Hispanidad redaccion@hispanidad.com