Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, advierte que en España se plantea un intenso debate entre dos modelos de familia: «El propio del humanismo cristiano y el beligerante modelo de la ideología de género, sectario y antinatural». La postura sobre la ideología de género, el respeto al matrimonio como institución específica para la unión entre hombre y mujer, el compromiso con el derecho a la vida, la defensa de la libertad de los padres para educar a sus hijos conforme a sus convicciones y las políticas activas de apoyo a la familia y a la natalidad, son de imprescindible valoración para un votante responsable y preocupado por la familia.

Si no votamos, alguien presidirá el Gobierno igualmente; si votamos a opciones que no alcancen representación parlamentaria, éstas no podrán influir en quien gobierna. Todos estos parámetros deben entrar en consideración a la hora de decidir nuestro voto.

Si votamos en clave de familia, la familia y nuestras convicciones sobre ella se convertirán en importantes para los políticos.

Clemente Ferrer Roselló

clementeferrer@yahoo.es