Afectará a El Mundo y Expansión y se pretende compatibilizar con una reducción de costes y congelación de salarios

El sector informativo no está en crisis: está agónico. A los multimedia no se les ocurre otra cosa que recortar gastos de forma salvaje. En nuestra pasada edición hablábamos de Vocento y antes de PRISA, y ahora le toca el turno a Unedisa, el grupo de El Mundo, Marca y Expansión.

El pasado martes el consejero-delegado de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, reunió a directivos (periodísticos y de gestión) y les comunicó el plan de recorte de gastos previstos en todas las áreas, aunque el más afectado será el buque insignia, es decir, El Mundo, y la división audiovisual. No están los tiempos para crecer sino para resistir.

La parte fundamental, que el jueves tarde tenía previsto mostrar Galiano a lo sindicatos es una reducción de más de 400 empleos (en principio se barajaron 800), aunque repartidos entre las distintas unidades y servicios. Lo más importante es que Pedro José Ramírez, el único que no acudió a la reunión, ha tenido que aceptar que los recortes lleguen también al área periodística, área que, todo hay que decirlo, ha defendido con tesón. Pero los italianos de RCS, propietarios del Unedisa, ya le han dejado claro al director de El Mundo que él no es sino un trabajador, aunque sobradamente cualificado de la casa, sometido a la misma política de contención que el resto.