Salgado pretende impulsar las fusiones una vez que hayan sido intervenidas por el Banco de España El Cinco Días publica este lunes el proyecto de reestructuración del sistema financiero que la vicepresidenta Salgado ha trasladado al sector. Según lo publicado, regresamos a un proyecto manejado y desestimado. Consistiría en que una vez intervenida la entidad por parte del Banco de España, la nueva dirección dirigiría la operación de fusión evitando así las resistencias de las CCAA y de la Asamblea de Depositantes.

Salgado no ha caído en la cuenta de que el proyecto es inviable. En primer lugar porque el Banco de España no puede tomar decisiones corporativas de una entidad intervenida. En segundo lugar porque el Constitucional ha dejado negro sobre blanco que quien decide sobre las cajas son las CCAA. Se puede forzar la legislación, pero es mucho forzar y podría haber recurso. Y los jueces lo pueden aceptar. Y el ridículo puede ser total. Porque como señalan algunos destacados socialistas, las leyes no pueden modificarse por real decreto. Pues eso.