Sr. Director:

El robo de scooters aumenta un 10%. Se mantienen los datos de robo del resto de motos. En verano se roba un 41% más de scotters. Sólo se recupera el 10% de las motos robadas.

 

El colectivo de motoristas es uno de los más afectados por el robo de vehículos. En 2010 se mantiene estable el robo de motocicletas pero aumenta significativamente la frecuencia de siniestros por robo en scooters, más de un 10 por ciento sobre el año anterior. Estos datos se desprenden de un estudio realizado por MAPFRE FAMILIAR sobre el sector y su cartera de clientes con seguros de moto, que asciende a cerca de 700.000, lo que representa un 13 por ciento de la cuota de mercado total en España.

El estudio muestra también que en verano, con un aumento significativo del número de motos en circulación, se produce el mayor pico de siniestralidad por robo (el de scooters creció un 41 por ciento el verano pasado). Además, en esta época del año la moto también se utiliza más para realizar trayectos cortos por la ciudad, la playa, etc., y es precisamente en paradas de corta duración cuando se incrementa la sustracción de este tipo de vehículos, coincidiendo con una mayor relajación en la aplicación de medidas de seguridad por parte de los usuarios.

Por otro lado, según datos de MAPFRE, el año pasado sólo se recuperaron en torno al 10 por ciento de las motos robadas, frente al 20 por ciento de recuperación que se logra en el conjunto de vehículos.

El coste medio de un siniestro por robo ha aumentado en los últimos años y actualmente es el segundo más caro para las aseguradoras del ramo de Automóviles. En MAPFRE, la indemnización media por siniestro de robo supera los 4.000 euros, una cifra importante si se tiene en cuenta que se puede contratar un seguro de motos con cobertura de robo desde 200 euros, junto a otras garantías.

En los seguros de moto, la cobertura de robo contempla la indemnización correspondiente por la desaparición del vehículo, y hace frente a los desperfectos derivados de un intento frustrado.

Cómo evitar los robos.

En motos, la precaución y la instalación de sistemas antirrobo disminuye también la probabilidad de sufrir este incidente. Por ello, se recomienda, por ejemplo, aparcar la moto en un garaje, siempre que sea posible, o dejarla en lugares concurridos e iluminados de la vía pública para dificultar la manipulación; personalizar la moto con el número de bastidor en algunas de las piezas; anclar la motocicleta desde su chasis o sus ruedas al suelo o a algún elemento fijo del mobiliario urbano; colocarla lo más alejada posible de la calzada y usar antirrobos con cerraduras de alta seguridad. Es importante tener en cuenta que la colocación de los sistemas antirrobo en la motocicleta debe impedir el movimiento de la misma y dificultar el acceso directo de cualquier elemento que pueda romper el sistema antirrobo, como una radial, una cizalla o un martillo.

Asimismo, para motos nuevas o de gran cilindrada se aconseja la instalación de sistema GPS de localización de vehículos, ya que el tiempo es clave para lograr el éxito en las operaciones de recuperación, y evitar el desguace de las piezas del vehículo robado y su posterior venta. La efectividad de este tipo de sistemas ronda el 90 por ciento.

Víctor Ramos