Sr. Director:
La catástrofe producida en la descontrolada celebración del Halloween en Madrid ha hecho saltar la liebre sobre las macro fiestas.

La cuarta víctima de la avalancha del Madrid Arena era una menor, lo que agrava la responsabilidad de quienes debían velar por el cumplimiento de la Ley. Por desgracia, existe bastante permisividad en el acceso de adolescentes a locales y eventos reservados para mayores de edad, cosa que es inaceptable.

Por tanto, es urgente desarrollar normas más estrictas y detalladas que regulen este tipo de fiestas multitudinarias, como ya han hecho otras comunidades.

JD Mez Madrid