El aborto es el negocio- genocidio silencioso más cruel y feroz de la Historia humana, que cuenta ya  con  un número superior a 1.000 millones de víctimas inocentes, lo que equivale a la sexta parte  de la humanidad actualmente.

Sr. Director:

La primera medida del "piadoso" presidente Obama ha sido anunciar el cierre del campo de torturas de Guantánamo. Bien.

Paradójicamente, la segunda de sus medidas es apoyar con fondos federales a las cámaras de tortura de  los establecimientos abortistas y conceder vía libre para la experimentación con embriones humanos vivos.

Las huellas dactilares de su mano, apoyada en la Biblia  para jurar su cargo, se han grabado en sus páginas con tinta de sangre.

El precepto eterno "No matarás" (Ex.20,13) y la muerte de los Niños Inocentes  a manos del Rey Herodes (Mt, 2,16), son sus jueces.

La cultura de la muerte pasará como pasaron "las ideologías del mal", nazismo y comunismo, pero dejando tras de sí ríos de dolor y destrucción.

Apoyemos la Causa de la Vida con nuestras acciones, y sobre todo con nuestra oración, para que Santa María, Madre de la Vida, y los Nuevos Santos Inocentes, los bebés martirizados por el aborto y los destruidos por las manipulaciones genéticas, nos echen una mano, en tal difícil tarea.

Margarita Mª Fraga Iribarne

evitae2@gmail.com