Sr. Director:

Entre las conclusiones que podemos extraer de las últimas elecciones está que el cataclismo de los socialistas propició una acusada fragmentación de la izquierda.

 

El voto se dividió entre los minoritarios, como IU -gran beneficiada-, UPyD, ERC, BNG o Compromís, y muy probablemente una buena parte de la abstención.

Todo ello deparará uno de los hemiciclos con más formaciones de la historia de la democracia. La hegemonía aritmética del PSOE en la izquierda no está en peligro, pero su liderazgo moral para esa parte del electorado está más cuestionado que nunca, y ése es otro gran fracaso de Rodríguez Zapatero y del candidato Pérez Rubalcaba.

JD Mez Madrid