• AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y Orizonia se querellaron contra ellos por considerar que ocultaban bienes para evitar pagarles la deuda.
  • La operación está relacionada con delitos de blanqueo de capitales y ocultación de bienes.
  • Está dirigida por el juez Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, y el fiscal Daniel Campos.
  • Además, la Fiscalía Anticorrupción desveló que "un número de acreedores superior a 10.000" habrían resultado perjudicados por la falta de pago de Marsans, que declaró concurso de acreedores en el año 2010.
Sorpresa mayúscula en la mañana del lunes cuando ha trascendido que el ex presidente de la CEOE y ex dueño del grupo Marsans, Gerardo Díaz Ferrán (en la imagen), había sido detenido por la policía en el marco de una operación -denominada 'Crucero'- relacionada con delitos de blanqueo de capitales y ocultación de bienes y dirigida por el juez Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, y el fiscal Daniel Campos. Se trata de una operación más amplia desarrollada en Madrid y Valencia contra el blanqueo de capitales.

Pero Díaz Ferrán no era el único: junto a él, se han arrestado a otras ocho personas. Entre ellas, al inversor que compró por 600 millones la agencia de viajes, Ángel de Cabo, propietario también de los restos de Nueva Rumasa, y también al consejero delegado del antiguo holding de los Ruiz Mateos, Iván Losada, así como a Susana Mora, quien actuaba como secretaria de Losada, según fuentes de la investigación, su cuñado Teodoro Garrido y los testaferros de De Cabo, Rafael Tormo, Antonio García Carmelo José E. G.; Antonio G.E., y José Enrique P.M.

Hay que tener en cuenta también que el arresto se ha producido una vez cerrada la amnistía fiscal que el Gobierno puso en marcha para que los evasores fiscales pudiesen repatriar capitales pagando un gravamen del 10% del patrimonio sacado a la luz. Tras este proceso, además, el Ejecutivo ya advirtió de que iba a reforzar la persecución de los defraudadores.

El origen de la actuación judicial es una querella de AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y Orizonia contra los antiguos propietarios de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y el fallecido Gonzalo Pascual y su actual dueño, Ángel de Cabo. Tales compañías hoteleras denunciaron a los tres empresarios al considerar que estaban ocultando a los acreedores de Marsans bienes de la agencia de viajes y personales para evitar así hacer efectiva la deuda contraída con ellas, que asciende a 45 millones de euros.

El pasado julio la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ordenó al juez Velasco asumir esta causa tras un conflicto de competencias con el juez Santiago Pedraz. En el auto de la Sección Segunda, los magistrados Ángel Hurtado, Julio de Diego y Enrique López reproducían el informe de la Fiscalía Anticorrupción sobre esta causa en el que se desvelaba que "un número de acreedores superior a 10.000" habrían resultado perjudicados por la falta de pago de Marsans, que declaró concurso de acreedores en el año 2010.

Díaz Ferrán tiene numerosas causas judiciales abiertas, entre otras por la concesión de un crédito de 26 millones de euros que le concedió Caja Madrid y por la quiebra de Marsans. Tenía pendiente también una citación judicial este miércoles para declarar por la primera de estas causas. Se están produciendo además registros y arrestos en distintos puntos de España.

Andrés Velázquez
andres@hispanidad.com