"La despensa no sólo no estaba llena, sino que la última compra estaba sin pagar" Empieza el ventilador. Solbes no está dispuesto a que le califiquen de electoralista. Dice que el gasto público está en los mismos niveles que en ejercicios anteriores, así que si hay electoralismo, será en todos los presupuestos de la legislatura. ¿No cree que eso de que el porcentaje del gasto público no varíe será negativo de cara a sus socios parlamentarios? Solbes no lo cree porque -argumenta- el gasto denominado productivo es también gasto que interesa a los preocupados por el gasto social.

Además, frente a quienes le acusan de manirroto y despilfarrador, señala que ha sido el único Gobierno en finalizar todos sus ejercicios en superávit frente al déficit heredado en el 2004. "No es que nos hayamos comido la despensa, es que la despensa no estaba llena y además la última compra estaba sin pagar". De esta agresiva manera responde a las críticas lanzadas en los últimos días por la oposición.

Pero además, Solbes recuerda que las reformas fiscales emprendidas por los populares en las legislaturas Aznar coincidieron con las fechas de las elecciones generales y municipales. "Pura casualidad", concluye Solbes tras quedarse satisfecho con la retahíla de fechas. O traduciendo: "¿Electoralismo? Sí, claro, por supuesto; como todos".   Por cierto, que en relación a las declaraciones de Rato este lunes, en las que el saliente director gerente del FMI señala que las consecuencias de la actual crisis se notarán en la economía real en 2008, Solbes considera que se le ha malinterpretado. "Una cosa es lo que dijo y otra la mala interpretación de lo que dijo". Vamos, que somos muy malos, y vemos fantasmas donde no los hay. "No es tan fiero el león como pretenden pintarlo", señala Solbes, que no obstante reconoce ser sensible a los riesgos, pero también afirma tener toda la información sobre la "potencia" de la economía española.