• Las pensiones no se actualizarán con arreglo al IPC de noviembre y no habrá paga de actualización.
  • Pero, en compensación, a los pensionistas que cobren menos de 1.000 euros mensuales se les subirá un 2%.
  • Sólo se han ahorrado con el pensionazo 3.800 millones, 200 menos que con la paga de diciembre de los funcionarios.
  • El Gobierno tendrá que echar mano del fondo de reserva para poder pagar las pensiones de diciembre y la extra de Navidad.

En su próximo cumpleaños, habrá que felicitar a Mariano Rajoy, porque va a ser la primera vez que cumpla algo. Es el chiste de moda que circula por Internet y la comparecencia de este viernes, tras el Consejo de Ministros, de Fátima Báñez, ministra de Empleo y de Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del Ejecutivo (en la imagen), demuestra que la gracieta resulta pertinente. Después de asegurar mucho que iban a subir las pensiones conforme a la Ley General de la Seguridad Social, el Gobierno ha incumplido de nuevo sus promesas. Las pensiones no subirán con arreglo a la fecha del IPC de noviembre, un 2,9%. Es decir no habrá paga compensatoria para los pensionistas.

Los jubilados se tendrán que conformar con el 1% de revalorización para el próximo año 2013. A cambio, tendrán 'el detalle' de compensar con un 2% de subida a aquellos pensionistas que cobren menos de 1.000 euros, porque, como ha dicho la vicepresidenta, "no se puede pedir a todos los pensionistas el mismo esfuerzo". Tanto ella como la ministra de Empleo han afirmado que son conscientes de que muchos jubilados están manteniendo a sus familias con sus exiguas pagas, pero han señalado que "ha sido una decisión muy difícil la que hemos tenido que adoptar".

El coste de la compensación a los pensionistas más pobres es de 1.513 millones de euros, y los perceptores suponen el 70 % de los jubilados, unos 6,6 millones de personas. El otro 30% tendrá que apretarse el cinturón para cumplir el objetivo del déficit público, "la prioridad del país", ha señalado Báñez. De haber actualizado conforme a la ley, el Estado tendría que haber asumido unos costes de 3.800 millones de euros. Hay que tener en cuenta que eliminando la paga extra de los funcionarios se ha ahorrado ya 4.000 millones de euros: ¿qué les queda ya por recortar?

El Gobierno tendrá que echar mano del fondo de reserva y coger 4.000 millones para poder pagar las pensiones de diciembre y de Navidad. Para ello ha creado un decreto ley. La norma, aprobada a propuesta de los ministros de Economía y Competitividad, de Hacienda y Administraciones Públicas, y de Empleo y Seguridad Social, contempla también una modificación de la Ley Reguladora del Fondo de Reserva que dota al sistema público de una mayor capacidad de reacción ante situaciones que puedan poner en riesgo los compromisos de pago con los pensionistas.

De esta forma, el Real Decreto Ley establece que durante los ejercicios 2012, 2013 y 2014 no resultará de aplicación el límite del 3%, fijado con carácter general en el artículo 4 de la Ley reguladora del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, del 29 de septiembre de 2003. También, para garantizar la cobertura de las prestaciones por desempleo, el Real Decreto Ley prevé un suplemento de crédito en el presupuesto de 2012 del Ministerio de Empleo y Seguridad Social por valor de 4.295 millones de euros, con destino al Servicio Público de Empleo Estatal.

Ante estas noticias, y tras traspasar la última línea roja, cabe preguntarse si lo próximo que acabará tocándose, como sugería Gurría, secretario general de la OCDE, serán las indemnizaciones por despido. O, lo que es más importante, las prestaciones por desempleo. A fondo, porque ya se tocaron a la baja, aunque mínimamente, seis meses atrás.
Sara Olivo

sara@hispanidad.com