En Venezuela asistieron los amigos de Chávez: Nicaragua, Bolivia y Cuba

 

Los cuatro países que por el momento apoyan la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) son los cuatro países hispanos más radiales: Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba. Son los cuatro que el pasado fin de semana clausuraron una cumbre en Venezuela, y por ahora sólo han conseguido observadores, como Brasil, Ecuador, Argentina, etc. Es decir, los progresistas pero no marxistas.

En cualquier caso, el venezolano Hugo Chávez insiste en enfrentar el ALBA al Tratado de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que patrocina Estados Unidos. El problema es que por el momento, nadie sabe en que consiste el ALBA de Chávez, salvo que se opone al ALCA de Bush.

Además, mandatarios progresistas como el brasileño Lula, el argentino Kirchner o la chilena Bachelet no aceptan la jefatura del caudillo venezolano.

Y a todo esto habría que añadir el nuevo órdago de Hugo Chávez, quien ahora anuncia que Venezuela se marchará tanto del Fondo Monetario Internacional como del Banco Mundial. Como se sabe, el Fondo es un banco y el Banco es un fondo, por lo que su espantada del BM no tiene mayor importancia que la de un gesto propagandístico. Ahora bien, marcharse del FMI significa comenzar a operar en el comercio internacional sin red, y eso ya son palabras mayores. Palabras mayores, aunque no necesariamente negativas. La disgregación paulatina del FMI produce vértigo, pero, en ocasiones, los vértigos son para mejor.