Acaba de ser sustituido como director de Época por Carlos Dávila

Decíamos ayer que el locutor Federico Jiménez utiliza el miedo de los obispos -mejor de los asesores de los obispos- a cesarle ante la posibilidad de un desastre económico que, como ocurrió en EDICA, les haga responsables de una quiebra que ponga en la calle a cientos de familias. Algunos prelados no opinan igual, y han puesto sobre la mesa los nombres que citábamos en nuestra anterior edición. Ahí va otro: el director saliente del semanario Época, Alfonso Basallo, profesor universitario, quien, precisamente, ha sabido, con la décima parte de medios, detener la caída en picado del semanario... caída provocada por Federico Jiménez y su lazarillo, Germán Yanke, que hundieron el semanario creado por Jaime Campmany. Por cierto, Basallo ha sido sustituido por Carlos Dávila, periodista alineado con el Partido Popular. Férreamente alineado.  

Además, Basallo es un periodista católico, y si de lo que se trata es de evangelizar a través de la COPE, habrá que recordar, en referencia a Jiménez, que "nadie da lo que no tiene". Sin duda, un buen sustituto.