• El objetivo: llevar la fibra a 800.000 hogares en 2016 y alcanzar los 2,3 millones de hogares pasados antes de 2018.
  • Centrará sus esfuerzos en la costa mediterránea, en ciudades de entre 5.000 y 50.000 habitantes.
  • La teleco cerrará el año con una facturación de unos 140 millones de euros. Prevé que en 2018 aumente hasta los 250.
Ciertamente, 2015 ha sido un año decisivo en la corta pero intensa vida de MasMóvil. El hito más significativo, como recordarán, fue la adquisición de los sobrantes de la fusión Orange-Jazztel. A partir de ese momento, los responsables de la operadora han diseñado un minucioso plan para convertirse en el cuarto operador convergente de España. Pero si 2015 ha sido un año crucial, 2016 no lo será menos. En un encuentro con la prensa celebrado ente jueves, el consejero delegado, Meinrad Spenger (en la imagen) ha anunciado que la compañía -actualmente cotiza en el MAB- dará el salto al Mercado Continuo en el tercer trimestre del año. No será complicado: la estructura interna del grupo, consejo incluido, ya está preparada para ello. Tampoco será muy difícil, según Spenger, disponer de los 260 millones de euros que la compañía destinará a nuevas inversiones –despliegue de fibra, sobre todo- durante los próximos tres años. De hecho, de esos 260 millones, 80 los espera lograr de la propia generación del negocio. Quedarán por captar 180 millones, que irán a engrosar las cifras de endeudamiento, por ahora, muy reducidas. En este sentido, la teleco mantiene abiertas varias negociaciones que espera concretar en las próximas fechas. Todo esto para llegar al objetivo de desplegar fibra óptica en 800.000 hogares durante 2016 y llegar a los 2,3 millones de hogares pasados en diciembre de 2017. De ellos, la teleco confía en desplegar su propia red en 500.000 hogares, al tiempo que negocia con otros operadores y con otras compañías para llegar a los 1,7 millones de hogares restantes. En cualquier caso, centrará sus esfuerzos en poblaciones de la costa mediterránea –desde Barcelona hasta Cádiz-, de entre 5.000 y 50.000 habitantes. Experiencia para hacerlo no les falta. Spenger ha puesto el ejemplo de Calatayud, donde MasMóvil llega al 30% de la población. De todas maneras, su ambicioso plan también contempla grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia o Málaga, donde ya poseen centrales propias. Por cierto, ¿para cuándo la oferta convergente? En principio, para finales del primer trimestre de 2016. Aún no ha trascendido cuál será la oferta de TV, pero la habrá. De momento, la compañía espera cerrar 2015 con una facturación de 140 millones de euros. Si todo va como según lo planeado, en 2018 esa cifra habrá aumentado hasta los 250. Pablo Ferrer pablo@hispanidad.com