• Lo cierto es que, a día de hoy, en el entorno Caixa reina el pesimismo.
  • La compañía colombiana reduce día a día la calidad del servicio.
  • Además, esta es la historia una tomadura de pelo colombiana. La morosidad es privada pero también púbica, y a las entidades públicas no se les puede cortar el suministro.
  • El temor de fondo: que la sociedad se devalué y el presidente Santos la venda a los amigos por un dólar.
Electricaribe no genera, distribuye electricidad. Era la compañía de GS Natural Fenosa (GNF) en Colomia y la morosidad se ha disparado hasta los 1.200 millones de dólares porque allí no pagan ni los particulares sin los organismos oficiales. Y a éstos no les pueden cortar el suministro. Es ilegal. Un lustro lleva GNF intentado solucionar el asunto con casi una decena de ministros de Energía. Y con el presidente, Juan Manuel Santos. Buenas promesas y todas ellas incumplidas. Y luego la bofetada final: intervención de la compañía, que parece un paso previo a una expropiación forzosa. Curioso, porque si a algún país hispano ha apoyado España es a Colombia, al menos ante la Unión Europea. Santos ha decidido pagárnoslo a bofetadas y, en concreto, en GNF empiezan a estar hartos de la inacción del Gobierno español ante Bogotá. De hecho, lo que el ministro Nadal vende como una forma de ganar tiempo, lo cierto es que no son sino las vacaciones en aquel país. A primeros de marzo se retomará el asunto y las expectativas no son regulares: son malas. Es más, la sospecha actual en el entorno Caixa es que se trata de una primera negociación: y que luego la empresa se venderá a un amigo de Santos por un dólar. Pero lo cierto es que el Gobierno Rajoy ha vuelto a demostrar su gran influencia en el mundo. Eulogio López eulogio@hispanidad.com