• En la banca se ha impuesto una lógica inversa: en lugar que intentar recuperar créditos morosos se traspasan a un tercero y a un precio de risa.
  • Y sí, de esta forma se reduce la morosidad pero también el beneficio.
  • Por eso, mucho cuidado: ya existe la primera demanda contra la banca por malvender créditos.
Durante estas fechas, quien más quien menos hace balance de lo que ha logrado durante 2015. Por ejemplo, Bankia. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen) presume este miércoles de reducir la morosidad en más de 2.000 millones con la venta de carteras de créditos durante el año. Efectivamente, BFA-Bankia ha llevado a cabo cuatro grandes ventas de carteras crediticias por un importe global cercano a los 2.800 millones de euros. La primera, en mayo: créditos dudosos concedidos al sector promotor de 558 millones de euros. Un mes después, una cartera crediticia con garantía hotelera de 383 millones. La tercera, la mayor de todas, en septiembre: créditos inmobiliarios por un importe de 1.206 millones. La última, la operación cerrada a principios de diciembre por la que se deshizo de una cartera de crédito de 645 millones. De todo esto es de lo que presume Bankia –ojo, lo mismo hacen las demás entidades- y es curioso, porque de lo que realmente se debería enorgullecer un banquero es de recuperar los créditos morosos, no de venderlos a terceros y, encima, a un precio de risa. Pero es la lógica que se ha impuesto en la banca de hoy: deshacerse cuanto antes de créditos morosos –no digamos ya, de fallidos- en lugar de intentar cobrarlos, que es lo que hacían antaño los banqueros. Me dirán que colocando esos créditos se reduce la morosidad. Claro que sí, y además se consigue de golpe y sin apenas esfuerzo. El problema es que también se reduce el beneficio. Porque, no lo duden: los fondos buitre que se hacen con esas carteras ganan mucho dinero con ellas. Si no fuera así, no las comprarían. Claro que parte fundamental de esa ganancia es el bajísimo precio al que las adquieren. Por eso mismo, mucho cuidado, porque ya hay quien ha interpuesto una demanda contra la banca por malvender créditos. Hablamos de un accionista de Bankia que ha demandado a la entidad porque considera que le ha hecho perder dinero en sus títulos. ¿De qué forma? De la misma manera que hemos señalado arriba: la entidad vendió un crédito de 18 millones de euros concedido a Zinkia (Pocoyó) a uno de los socios por 2,8 millones. Con ello, hizo perder a la entidad una cantidad que el accionista considera que no debió perder porque incidía, indirectamente, en la caída de la cotización. Pablo Ferrer pablo@hispanidad.com