El Tribunal Superior de Justicia de Reino Unido ha dicho que es Juan Guaidó, y no Nicolás Maduro, quien tiene derecho a las reservas de oro venezolanas radicadas en Londres: 31 toneladas que valen 1.300 millones de dólares.

Es decir, que el Gobierno de Boris Johnson ha decidido que el presidente legítimo de Venezuela no es el que detenta el poder, Nicolás Maduro, sino el perseguido Juan Guaidó. Sí, porque el Tribunal le asigna esa disponibilidad gracias al reconocimiento como presidente por parte del primer ministro británico.

Sánchez, por el contrario, se niega a condenar la expulsión de la embajadora de la UE en Caracas y se arruga cuando Maduro acusa al embajador español

En el entretanto, en las cámaras españolas, Sánchez se niega a condenar la expulsión de la embajadora de la Unión Europea en Caracas y se arruga cuando Maduro acusa de golpista al embajador español en Venezuela. 

Y mientras, el Gobierno español bendice las majaderías de Rodríguez Zapatero, el único amigo internacional con el que cuenta Maduro en Occidente.

¿Puede protestar Moncloa cuando la gente habla de Gobierno frentepopulista y de que caminamos hacia el bolivarianismo?