• Y si es arte, no puede ser provocación.
  • Los tres atributos de Dios, bien, verdad y belleza, nunca buscan seducir: sólo cortejar.
¿A quién se le ha ocurrido la 'formidable' idea de que el arte es provocación? Todo lo contrario: si es provocación ya no es arte. El arte busca la belleza y la belleza es, de suyo, discreta. No busca seducir, sólo cortejar. Esto es, como los otros dos atributos de Dios: el bien y la verdad. Los tres, bien, verdad y belleza huyen del exhibicionismo. Lo de ARCO fue puro exhibicionismo. Las llamadas a la lucha contra la censura, una impostura de las muchas que se hacen en la actualidad en España: el empeño en convertir la miseria en virtud. En ese caso, apelando a la censura. Eulogio López [email protected]