• China y Arabia. Dos tiranías que se cachondean del mundo libre.
  • Lo de Arabia no es libertad, es un lucha de poder entre varios clanes por el poder.
  • Lo de China es totalitarismo político comunista y totalitarismo económico capitalista: lo peor de cada casa.  
  • China y Arabia sólo podrán abandonar su condición de tiranías miserables cuando respeten la libertad religiosa.
  • O sea, la libertad de los cristianos.
  • ¿Quién dijo que la democracia se había asentado en el Planeta? Yo diría que no crece sino que mengua.
Congreso del Partido Comunista Chino. Xi Jinping aumenta su poder tras otorgar más libertades económicas, esto es, más explotación. Más de lo mismo: un país, dos sistemas. La mayor y más repugnante tiranía atea del mundo, con un totalitarismo político comunista y un totalitarismo económico capitalista, que en su propia constitución se define como una 'dictadura democrática popular'. ¡Y átenme esa mosca por el rabo! Tiranía demográfica en la que no cabe ni un adarme de libertad, especialmente de libertad religiosa, es decir, la libertad de los cristianos. Arabia. El príncipe Bin Salman (que no es una marca de salmón noruego, en la imagen), el amigo de Estados Unidos, a quien compra buena parte de su producción de armamento, encarcela a príncipes, jeques, ministros y mandamases varios, hasta un total de 50, por corrupción. Es decir, que quiere hacerse con el poder y profundizar una dictadura wahabita (fanatismo islámico prístino) que masacra a los cristianos. La verdad: no me creo nada de esas dos autocracias repugnantes. Se cachondean de Occidente, mientras les llamamos amigos porque les vendemos armas o porque pueden tapar nuestros agujeros económicos… siempre en su favor. Sin embargo, no nos preocupamos de sus sinvergonzadas. La mayor de ellas, el termómetro que mide la democracia real: Ambas persiguen con saña a los cristianos. ¿No hay libertad religiosa? Ni hay libertad ni hay democracia. Eulogio López eulogio@hispanidad.com