• Generalitat, donde manda Rajoy, contra Estulin.
  • Sobre todo por la que imponen los políticamente correctos. Por ejemplo, Íñigo Errejón.
Don Íñigo Errejón está preocupado por la censura en España. Yo también. En España sólo se puede decir aquello que resulta políticamente correcto. Es decir, todo lo que los progres, como Íñigo Errejón, han impuesto. Ejemplo: atrévete a contradecir al lobby gay y verás lo que te pasa. Un ejemplo, Daniel Estulin, el periodista que más ha escrito sobre Bilderberg, se refirió a los hijos adoptados por parejas homosexuales y ahora la Generalitat catalana quiere multarle. Ojo, y Estulin aporta un montón estudios científicos para defenderse. Hispanidad aporta en esta edición muchos más. Es igual: el prejuicio es el prejuicio: y es más fácil romper el átomo que romper un prejuicio. Para entendernos, en España no se puede decir lo políticamente incorrecto. Es decir, aquello que no le guste a la gente como Errejón y demás compañeros podemitas. Ni al PSOE y a Ciudadanos, también políticamente correctos, ni al PP, siempre temeroso de salirse de la… corrección política. En cualquier caso, Errejón habla de arrinconar la ley mordaza, que nada tiene de censora. Lo que censura es la corrección política que él defiende donde, por ejemplo, no se puede tocar la ideología de género. Y por no tocar, quiero decir que no se puede discrepar. ¡Y cuidado que dice chorradas la tal ideología de género! Y a todo esto, ¿quién es el actual presidente de la Generalitat catalana? Pues un tal Mariano Rajoy. No tengo yo muy claro para que sirve esto del 155. Eulogio López [email protected]