• Bastaría con que dijera: señores musulmanes, les exijo que respeten a España, el país que les ha acogido.
  • Por el hecho de vivir en España no tienen derecho a exigir vivir a costa de los españoles y encima escupirles.
  • No se trata de expulsarles sino de obligarles a que respeten al país de acogida… bajo amenaza de expulsión. 
El vídeo de Antena 3 TV se está haciendo viral. Y no me extraña. Demuestra el peligro islámico y la verdad sobre los musulmanes que, viviendo en España, odian a España y a los españoles. ¿Guerra de religión? Por supuesto. En el vídeo se contempla cómo ellos mismos oponen su condición de musulmanes a la de españoles. Y no sólo eso: además, justifican a los asesinos de Las Ramblas porque "mira cómo me tienen aquí". O sea, que por el hecho de haberse introducido en la península, no sólo no le deben nada a España sino que además, los españoles deben mantenerle en un nivel de vida apropiado. Pagado por los españoles claro está. Y encima somos unos racistas. Estos musulmanes constituyen una verdadera quinta columna de la infamia incluida en la sociedad española. ¿Expulsarles? A los familiares de los terroristas sí, por ejemplo. Pero, además de eso, se pueden hacer otras cosas: por ejemplo, exigirles reciprocidad. No le hubiera costado nada al presidente del Gobierno salir al paso de tanta chulería con un mensaje contundente a los musulmanes que residen en España: o respetas al país que te ha acogido o te expulsamos a tu país de origen. Es un mensaje, no cuesta nada… pero Rajoy no lo ha hecho. Calla, y su silencio, una semana después de la salvajada, resulta culpable. Y es que hablar claro podría resultar valiente, es decir, en el universo de cobardía política de don Mariano, suicida. Fronteras abiertas sí. Exigencia de respeto y gratitud al país de acogida, también, Y si no, puerta. Eulogio López eulogio@hispanidad.com