• La imagen de Francisco se ha diseñado como cristianismo-ONG.
  • Y la suya propia como la de un filántropo misericordioso… o ligeramente miserable.
  • La imagen falsa y controvertida del pontífice crea confusión en la grey… que es de lo que se trata.
Decíamos ayer que el mensaje de Francisco parece secuestrado. Lo que explica la confusión reinante. Añado hoy: y con el mensaje, también han secuestrado la imagen del Papa. Menos importante, de acuerdo, pero tiene su aquel… Esa falsa imagen se ha dibujado fuera del Iglesia, como uno de los paradigmas del Nuevo Orden Mundial NOM), el del cristianismo-ONG. Ya saben: esa que es una herejía del cristianismo y que, como ONG, no tiene media torta. Pero también en el propio seno de la Iglesia (¡Ay dolor!) se ha creado una imagen de Francisco. Una imagen de filántropo misericordioso, un pelín idiota, el pastor que carga con la oveja para devolverla al redil mientras la ovejita le sacude mordiscos en el cuello (la imagen no es mía sino de Benedicto XVI). Al tiempo, alguna vez me gustaría que reparáramos en el significado de la palabra misericordia: que significa tener corazón con el miserable. En cualquier caso, resulta muy difícil para el personaje público, más que para la persona individual, romper la propia imagen. Porque es esa imagen la que provoca que muchos cristianos que escuchan a Francisco introduzcan el mensaje y la imagen en el vaso de su previa deformación, un recipiente prejuicioso donde, al introducir el líquido del discurso papal siempre toma la forma preconcebida de la vasija Por tanto, insisto y persisto: el Papa Francisco es el verdadero pontífice de la Iglesia: sí me parece que el Papa Francisco, que es el verdadero Papa de la Iglesia, vive secuestrado, cada día más. Por secuestradores internos y externos. Lo que ocurre es que no se ha pedido rescate porque interesa mantener una imagen falsa y controvertida del pontífice. Eso crea confusión en la grey… que es de lo que se trata. Eulogio López [email protected]