• Que se nos ha colado en Occidente y ahora le llamamos de otra forma.
  • Y, por fin, nos hemos enterado casi todos: el peligro no es la independencia de Cataluña, sino la guerra civil en España.
  • Y quienes pueden provocar esa guerra civil son Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.
  • El primero como guionista, el segundo como marioneta del primero.
  • Por lo demás, no se apuren; ningún partido fascista triunfará jamás en España.
El vídeo del abucheo a Pablo Iglesias en la Estación de Sants de Barcelona da pistas de cómo siente una buena parte de los españoles lo que está ocurriendo en Cataluña. [video width="360" height="640" mp4="https://www.hispanidad.com/wp-content/uploads/2017/10/video-iglesias.mp4"][/video] Es todo un engaño: el procés ha muerto y en breve los independentistas volverán a su origen: ya no hablarán de separarse de España sino de la República. Y no catalana, sino española, y no una república como forma de gobierno, sino un república laicista, cristófoba. En pocas palabras, de índole marxista. Con Cataluña, otra vez ha sucedido lo propio: el problema no es el fascismo (ni el nazismo): el problema es el comunismo. Un comunismo que se nos ha colado en Occidente y ahora le llamamos de otra forma. Eso sí, por fin, nos hemos enterado casi todos de que el peligro no es la independencia de Cataluña, sino la guerra civil en España. Y también nos hemos enterado de que quienes pueden provocar esa guerra civil son Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. No Puigdemont, un tonto útil, sino los otros: el listo y el engreído. El primero como guionista, el segundo como marioneta del primero. Por lo demás, no se apuren; ningún partido fascista triunfará jamás en España. El problema no es el fascismo: sigue siendo el comunismo. Eulogio López eulogio@hispanidad.com