• El espíritu onegero ha caído en la profesionalización de los voluntarios (mucha cara)…
  • Y en algo peor: la burocratización de la caridad.  
  • Y encima, quien no acepte esta metamorfosis venenosa es un fascista.
[audio mp3="https://www.hispanidad.com/wp-content/uploads/2017/10/audio-Ortega.mp3"][/audio] En Radio Nacional de España. Genialidad de Juan Carlos Ortega en "no es un día cualquiera", ironía con talento que justifica el titular: Caritas, institución de la Iglesia católica no puede entrar en ese espíritu onegero, no porque sea de izquierda o de derechas sino porque es el espíritu onegero se ha vuelto sencillamente estúpido. Con las debidas excepciones, las ONG's se han convertido en filantropía barata a favor de los filántropos y de su buena imagen. Empiezan a medrar en las organizaciones burocráticas para la justicia social y en profesionales del voluntariado. Y si no aceptas esta forma progresista donde la caridad se convirtió en solidaridad y ahora en filantropía (¡Dios nos libre de los filántropos) entonces, amigo mío, eres un fascista de tomo y lomo. Ni caridad ni justicia. Entonces ahí no puede estar una asociación como Caritas, que debería regirse por aquello de "no sólo de pan vive el hombre" y por aquello otro, no evangélico pero tampoco anti, de que nadie da lo que no tiene. Eulogio López eulogio@hispanidad.com