• Sino de la censura políticamente correcta.
  • Y sí, llegará un momento en que no se pueda decir nada: nada que resulte políticamente incorrecto.
  • Ejemplo: atrévanse ustedes a hacer cualquier comentario sobre la homosexualidad y verán lo que les pasa.
  • Por cierto, si es provocación, no es arte.
  • El arte es belleza y la belleza es discreta.
  • Y si es arte es injusto y/o mentiroso… no es bello.
Un hombre con un sólo ojo es una imagen artística, un símbolo de muchas cosas, aunque no nos resulte hermoso. Un hombre tuerto, con dos concavidades pero una sin uso no es una obra de arte: es un tuerto. La insigne obra de arte expuesta en la feria ARCO de Ifema, fotos pixeladas de políticos catalanes en búsqueda y captura o en celda de prisión, es un hombre tuerto de un ojo y miope del otro, obra de un jeta que lo que pretendía era montar el numerito para vender más su oba. Y parece que lo ha logrado en las manos Tacho Benet, un mecenas para el arte del siglo XXI. En cuanto surgió la tontuna de la retirada de la muy artística obra del muy artístico ARCO 2018, se empezó a escuchar la siguiente parrafada: "El arte moderno es provocación". Pues mira no, si se convierte en provocación es, precisamente, cuando deja de ser arte. Pero naturalmente, el fariseísmo imperante, es decir, la imperante hipocresía progre, se rasga las vestiduras por la retirada de una 'obra de arte', aunque se trata de una verdadera patochada. Sí, vivimos tiempos de censura… pero no de la censura que se imaginan. Vivimos los tiempos en que la censura impone lo políticamente correcto y donde se censura lo políticamente incorrecto. Ejemplo: atrévanse ustedes a hacer cualquier comentario sobre la homosexualidad y verán lo que les pasa. ¿Por qué? Porque se ha impuesto la censura gay y la censura feminista. Es decir, la ideología de género. Y pobre de aquel que se atreva a cuestionarlo, aunque lo haga con exquisito respeto a la persona. Ese está condenado a penas de cárcel. Pero por defender a los llamados presos políticos catalanes. ¿Qué importa que la obra de arte sea una completa falsedad y una pertinaz injusticia? A ver, ciclo completo: el arte es belleza y la belleza es discreta. Y más: si ese arte es injusto y/o mentiroso… entonces no es bello y no es arte. Además, el arte moderno no es provocación: es sólo mercado. Sí, llegará un momento en que no se pueda decir nada: nada que resulte políticamente incorrecto. Eulogio López [email protected]