• Irán (chiítas) negó estar suministrando armas a los rebeldes hutíes del Yemen, como denuncian Estados Unidos y Arabia Saudí.
  • Los hutíes se hicieron con el control de la capital yemení, Saná, hace más de dos años.
  • Arabia Saudí (sunitas) e Irán (chiítas) se enfrentan por conseguir imponer su influencia en Oriente Próximo.
La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, ha afirmado este martes que el misil disparado durante la jornada por los rebeldes hutíes contra Arabia Saudí -que ha sido interceptado- "porta todas las marcas de ataques previos usando armas entregadas por Irán", recoge ABC. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán (chiítas) negó este miércoles, de nuevo, estar suministrando armas a los rebeldes hutíes del Yemen (también chiítas), como denuncian Estados Unidos y Arabia Saudí (sunitas). Haley, que ha reconocido que "aún no hay suficiente información sobre este ataque», así ha expresado su alivio "por el hecho de que el misil fuera interceptado antes de alcanzar su objetivo". "Si no hacemos algo, perderemos la oportunidad de evitar nueva violencia desde Irán", ha subrayado, afirmando que "Estados Unidos seguirá compartiendo lo que sabe con Naciones Unidas y otras partes para combatir esta amenaza". Sin embargo, ha dicho que "el esfuerzo de una nación no es suficiente", resaltando que "todos deben actuar de forma cooperativa para exponer los crímenes del régimen de Teherán y hacer lo que sea necesario para asegurar que reciben el mensaje". "Las fuerzas de la coalición confirman la interceptación de un misil hutí iraní dirigido hacia el sur de Irán. No hay constancia de víctimas en estos momentos", ha informado en su cuenta de la red social Twitter el Centro Internacional de Comunicaciones saudí. Arabia Saudí e Irán están enfrentados por conseguir imponer su influencia en Oriente Próximo, una región en la que las autoridades de Riad están preocupadas por el respaldo iraní a los rebeldes hutíes en Yemen, una guerra que ha dejado más de 10.000 muertos y ha provocado el desplazamiento de más de dos millones de personas. La coalición liderada por Arabia Saudí ha lanzado miles de ataques aéreos contra los hutíes, sus fuerzas aliadas y civiles desde que comenzó su intervención en la guerra de Yemen para respaldar a las fuerzas del Gobierno. Los hutíes, por su parte, han lanzado varios misiles contra territorio saudí, la mayoría hacia el sur del país desde 2015 aunque no han causado daños importantes. Irán, que es el principal rival regional de Arabia Saudí, ha negado que haya suministrado armamento a los hutíes, que se hicieron con el control de la capital yemení, Saná, hace más de dos años. Andrés Velázquez [email protected]