• Y amenazan con desobedecer al TC si anula la proposición de ley, pues esta establece que "prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas que puedan entrar en conflicto, puesto que regula el ejercicio de un derecho fundamental inalienable del pueblo de Cataluña".
  • El Gobierno recurrió hace dos días ante el TC la reforma del reglamento de la Cámara catalana.
  • Dicho reglamento permite la aprobación de leyes, entre ellas las previstas para amparar el referéndum, mediante el trámite de lectura única, con lo que no sería necesario un debate, ni la presentación de enmiendas.
Prosigue la deriva, el desafío, el chantaje, la locura independentista catalana. Porque los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y la CUP han registrado este lunes la proposición de ley del referéndum en el Parlament solo dos días después de que el Gobierno recurriera ante el Tribunal Constitucional la reforma del reglamento de la Cámara catalana que facilitará la celebración del referéndum independentista anunciado para el 1 de octubre, informa RTVE. Encima, el artículo 3 supone una advertencia ante la previsible suspensión de la ley por parte del Tribunal Constitucional (TC), y destaca que "prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas que puedan entrar en conflicto, puesto que regula el ejercicio de un derecho fundamental inalienable del pueblo de Cataluña". El texto de la proposición, firmado por todos los diputados de los dos grupos, salvo los que forman parte de la Mesa, ha quedado así registrado, si bien la admisión a trámite de la proposición de ley está prevista a partir del 16 de agosto, cuando se retomará la actividad en el Parlament. La proposición de ley ha sido registrada en representación de Junts pel Sí (JxSí) por su presidente, Lluís Corominas (en la imagen); la portavoz, Marta Rovira, y el diputado Jordi Orobitg, mientras que por parte de la CUP estaban presentes Gabriela Serra y Benet Salellas. JxSí y la CUP establecen en la proposición de ley registrada este lunes las condiciones y garantías que tiene que tener el referéndum que desean convocar para el 1 de octubre, aunque el texto puede ser modificado. La base legal sobre la que se asienta la nueva ley se refleja en el artículo 2, al afirmar que el pueblo de Cataluña es un "sujeto político soberano" y, como tal, "ejerce el derecho a decidir libre y democráticamente su condición política". La ley establece "un régimen jurídico excepcional" para celebrar el referéndum y se ampara en la legislación internacional, especialmente en sentencias del Tribunal Internacional de La Haya y de la Corte Suprema del Canadá que consideran aplicables en la consulta catalana. Recordemos que el Consejo de Ministros aprobó el viernes pasado la presentación de un recurso al Tribunal Constitucional contra la reforma del reglamento del Parlament que permite la aprobación de leyes, entre ellas las previstas para amparar el referéndum, mediante el trámite de lectura única, con lo que no sería necesario un debate, ni la presentación de enmiendas. Andrés Velázquez [email protected]