• Al exministro de Finanzas alemán se le llama así en alusión a su insistencia en lograr un presupuesto equilibrado en su país, un objetivo que alcanzó en 2014. Esa obsesión la trasladó también al escenario europeo.
  • En la primera sesión del Bundestag, la ultraderecha de AfD reclamó cerrar las fronteras nacionales, asegurando que los musulmanes son «un gran peligro» para el Estado alemán.
  • Mientras, las negociaciones para formar un nuevo Gobierno en Alemania tardarán varios meses.
  • Aunque se perfila una coalición con los conservadores de Angela Merkel (CDU/CSU), los liberales (FDP) y los ecologistas (Los Verdes).
Ayer martes, Alemania constituyó el decimonoveno Parlamento federal de su historia moderna, el Bundestag. Una de las primeras novedades del nuevo Bundestag es que el veterano político conservador y hasta ahora ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble (en la imagen) ha pasado a ser su nuevo presidente. A sus 75 años, ha sido investido con 501 votos a favor –un apoyo de más del 70%–, recoge El Periódico de Extremadura. Recordemos que Schäuble ha ocupado el Ministerio de Finanzas durante la peor crisis económica de la UE, durante la cual los medios de comunicación alemanes le han apodado "el señor del cero", en alusión a su insistencia en lograr un presupuesto equilibrado en Alemania, un objetivo que alcanzó en 2014. Esa obsesión se trasladó también al escenario europeo. En medio de la crisis del euro, el ministro germano se convirtió en adalid de la austeridad y actuó como un interlocutor severo y difícil, sobre todo con Grecia y su exministro de Finanzas, Yanis Varufakis, con quien libró un permanente duelo dialéctico. En otro orden de cosas, las negociaciones para formar un nuevo Gobierno en Alemania tardarán varios meses. Los conservadores de Angela Merkel (CDU/CSU), los liberales (FDP) y los ecologistas (Los Verdes) serían la única solución para formar el próximo Gobierno alemán, informa DW. Y es que hay que tener en cuenta también la entrada en el Bundestag, por primera vez en más de medio siglo, del partido de derecha populista de tinte nacionalista Alternativa para Alemania (AfD), que se convirtió en la tercera fuerza política del país y obtuvo 92 escaños en las elecciones generales de hace un mes. En su primera sesión parlamentaria, AfD reclamó cerrar las fronteras nacionales, asegurando que los musulmanes son «un gran peligro» para el Estado alemán, como apuntó el líder de la bancada, Bernd Baumann. Andrés Velázquez [email protected]