• Han sido golpeados por policías vestidos de civil y matones pagados por las autoridades locales.
  • La agresión se produjo mientras ellos intentaban defender la cruz de Cristo que estaba en un terreno del que la administración provincial intenta apropiarse ilegalmente desde hace algunos años.
Un grupo de monjes y fieles del monasterio católico de Thiên An en Vietnam ha sido golpeado por policías de civil y matones pagados por las autoridades locales. La agresión se produjo mientras ellos intentaban defender la cruz de Cristo que estaba en un terreno del cual la administración provincial intenta apropiarse ilegalmente hace algunos años, informa Asia News. El pasado 28 de junio, por la mañana, los matones invadieron los terrenos del monasterio vietnamita gritando blasfemias al mismo tiempo que derribaban la cruz. Además golpearon a los monjes que llegaron para levantar nuevamente el símbolo religioso y proteger la figura de Jesús que se encontraba cerca. Por su parte las autoridades de Hu? habían enviado varias unidades de la policía para impedir que los católicos de la comunidad local accedieran al monasterio. El sacerdote Peter Cao ??c L?i ha declarado: "Lanzaron piedras contra los monjes y golpearon a tres o cuatro de ellos". El padre también ha relatado que le impidieron volver a levantar la cruz y "les tiraban de los cabellos y de la ropa a los monjes que habían quedado aferrados a la cruz. Dos de ellos resultaron heridos y otro perdió el conocimiento. Fue algo horrible". Algunos de los agresores iban vestidos de civil, sin embargo el padre Loi logró identificar entre ellos a algunos oficiales como "Võ Tr?ng Nh?n y D??ng V?n Hi?u, de la policía metropolitana; al señor Minh, de la policía del distrito; Tr?n Công Quý, de la provincial". La señora Lee, de la parroquia de la diócesis de Hu?, asegura que detrás de este acto vandálico en Vietnam hay fuertes intereses de poder y económicos. El monasterio católico de Thiên An a menudo sufre esta persecución por parte del Estado vietnamita. La cruz y la estatua de Jesucristo que fueron profanadas el pasado 28 de junio, ya habían sido destruidas en el año 2015 y en el 2016, y fueron rápidamente reconstruidas por los monjes y los fieles. José Ángel Gutiérrez [email protected]