• Nuevo episodio del conflicto institucional entre Gobierno y oposición.
  • El presidente-dictador Maduro empieza a detener a los 33 jueces nombrados por la Asamblea opositora.
  • El propio Maduro había advertido de que estos «usurpadores que andan por ahí» van a ir «todos» presos.
  • Los magistrados habían sido nombrados por la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, para sustituir a los actuales 33 jueces chavistas del Supremo.
El régimen que encabeza el presidente-dictador Nicolás Maduro ha pasado de las palabras a los hechos y ha detenido al primero de los 33 magistrados nombrados para el Tribunal Supremo el día anterior por la Asamblea Nacional, controlada por la oposición al Gobierno. Se trata del último episodio del conflicto institucional entre los poderes del Estado, toda vez que el régimen prepara los comicios de la Asamblea Constituyente convocados por el presidente para el próximo domingo y la oposición intensifica sus acciones para rechazarla por considerarla inconstitucional y el último paso hacia la dictadura en Venezuela. El arresto se produjo poco después de que miles de personas salieran el sábado a las calles a respaldar el nombramiento de los magistrados realizado por el Parlamento para sustituir a los 33 jueces chavistas del Supremo que, según el Legislativo, accedieron al puesto de forma irregular. A últimas horas del sábado, la policía política venezolana (Sebin) arrestó a Ángel Zerpa, un juez de amplia trayectoria que antes de su designación para el Supremo ejerció como abogado de la fiscal general, Luisa Ortega, voz crítica del chavismo y que afronta precisamente un posible enjuiciamiento del máximo tribunal, informa ABC. El propio Maduro había advertido de que estos «usurpadores que andan por ahí» van a ir «todos» presos, «uno por uno, uno detrás de otros». Además, se les «van a congelar los bienes, las cuentas y todo, y nadie los va a defender», afirmó en su programa semanal en la televisión pública. El presidente chavista de la Sala Constitucional del Supremo, Juan José Mendoza, había advertido horas antes de la detención de Zerpa que los nombramientos de la Asamblea son ilegales y advirtió a los designados que «corresponde a las autoridades competentes civiles y militares ejecutar las acciones de coerción pertinentes a fin de mantener la paz y la seguridad nacional». José Ángel Gutiérrez [email protected]