• La oposición venezolana dio un ultimátum al presidente, Nicolás Maduro, para que desconvoque el "fraude constituyente" y acepte negociar "el retorno a la democracia".
  • Si no lo hace, la oposición "desconocerá" a su Ejecutivo de forma definitiva y nombrará un Gobierno paralelo formado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).
  • Además, convocaron una huelga general de 24 horas para el próximo jueves.
  • El presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó ayer lunes con "fuertes y prontas" sanciones económicas contra Venezuela mientras el Gobierno español se muestra más comedido sobre ello…
La oposición venezolana anunció ayer lunes que va a sentar las bases para forjar un Gobierno de unidad y convocó una huelga general de 24 horas para el próximo jueves. Tras la consulta popular del pasado domingo, la oposición venezolana dio un ultimátum al presidente, Nicolás Maduro, para que desconvoque el "fraude constituyente" y acepte negociar "el retorno a la democracia". Si no lo hace, la oposición "desconocerá" a su Ejecutivo de forma definitiva y nombrará un Gobierno paralelo formado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición opositora, señalando como legitimación a los más de 7.6 millones de votantes que participaron en el referéndum, según los últimos datos que ofrecieron. En una rueda de prensa, Freddy Guevara, vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), anunció "una escalada de presión" contra el Gobierno de Nicolás Maduro, en un proceso llamado de "hora cero", que culminará la última semana de julio, cuando está convocada las elecciones para la Asamblea Constituyente (AC). Las primeras medidas anunciadas para presionar a Maduro incluyen una huelga general de 24 horas este jueves. De esta manera, la oposición redobla la presión contra el Gobierno al considerar que el resultado de la consulta popular celebrada el domingo pasado, en el que participaron más de 7,2 millones de personas, "revoca" a Nicolás Maduro como jefe del Estado venezolano. Asimismo, Guevara anunció que la Asamblea Nacional designará nuevos jueces para el Tribunal Supremo. Por su parte, el presidente-dictador Maduro aseguró ayer que mantendrá la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente pese a la consulta popular realizada por la oposición. Maduro arremetió contra la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien instó al presidente venezolano a "suspender" el proceso para la Constituyente, y advirtió de que "todas las opciones", como sanciones, están sobre la mesa. "Federica Mogherini, te equivocaste con el país. Venezuela no es colonia de la Unión Europea" enfatizó Maduro. Asimismo, con la misma diplomacia, Maduro pidió al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que "saque sus narices de Venezuela". Maduro reprochó a Rajoy que reconozca la consulta organizada por la oposición venezolana mientras rechaza la consulta secesionista convocada en Cataluña para el 1 de octubre. Por su parte, el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó ayer con "fuertes y prontas" sanciones económicas contra Venezuela si el Gobierno de Nicolás Maduro sigue adelante con sus planes de elegir una Asamblea Nacional Constituyente. Sin embargo, el ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, dejó claro ayer a su llegada a la reunión con sus homólogos comunitarios en Bruselas que aún "no es momento" de que la UE imponga sanciones al régimen venezolano. Aunque según fuentes comunitarias, Dastis habría pedido durante la reunión con los demás ministros de Exteriores estudiar sanciones en el caso de que se celebren las elecciones para la Asamblea Constituyente que busca desde hace semanas el presidente Nicolás Maduro, recoge El País. El jefe de la diplomacia española ha defendido ante sus homólogos de la UE "la posibilidad de sanciones específicas, individuales, selectivas" en el caso de celebrarse la votación para la asamblea constituyente, esgrimiendo que no se puede seguir en "esta situación de parálisis" en Venezuela, han explicado fuentes diplomáticas. José Ángel Gutiérrez [email protected]