• Será necesario completarlas con el ahorro privado.
  • La patronal del seguro califica 2017 de "positivo", a pesar de la caída del sector del 0,7%.
  • La facturación de no vida aumentó un 3,9% mientras la de vida cayó un 5,5%.
  • Unespa reitera su apoyo a un supervisor específico, "como el que tenemos en Europa".
El debate sobre el futuro de las pensiones no ha hecho más que empezar, a pesar de que llevamos años hablando sobre el asunto. Y entre todas las opiniones hay una que se repite por activa y por pasiva: las pensiones públicas nunca volverán a ser lo que fueron. Es algo muy preocupante, sobre todo en España, un país donde el crecimiento de la población se debe a la longevidad de sus habitantes y no al aumento de nacimientos. Es decir, cada vez hay más jubilados y menos trabajadores. La cosa pinta mal. Lo dice la patronal del seguro, que este martes ha presentado la evolución del sector en 2017 y las perspectivas para 2018. Mirenchu Del Valle, secretaria general de Unespa (en la imagen), lo ha dejado bien claro: las pensiones públicas serán "menos generosas" en el futuro, por lo que tendrán que "completarse necesariamente" con el ahorro privado. Estamos todos avisados. Así las cosas, el sector atraviesa un buen momento en nuestro país. Si 2016 fue un ejercicio "excepcional", el año pasado fue "positivo" a pesar de la caída del sector del 0,7%. "Hemos sido capaces de consolidar los avances anteriores", ha asegurado Del Valle. En cuanto a los números, destaca el alza del 3,9% de la facturación de no vida -hasta los 33.992 millones de euros- y el retroceso del 5,5% de la rama de vida, que no superó los 29.401 millones. Dentro de no vida, las primas de automóviles alcanzaron los 10.922 ( 3,3%), las de salud, los 8.058 millones ( 4,2%), las de multirriesgo alcanzaron los 6.881 millones ( 2,1%) y el resto (accidentes, decesos, incendios o transporte), fueron de 8.131 millones ( 5,9%). Durante su intervención, Del Valle ha reiterado su apoyo a un supervisor específico para el sector, que sea "independiente" y que "conozca al detalle" la actividad. "Queremos en España un supervisor como el que tenemos en Europa", ha señalado. Pablo Ferrer [email protected]