• El presidente de EEUU consigue que se apruebe su reforma fiscal, cuyo valor asciende hasta los 1,46 billones de dólares.
  • Rebajará el impuesto de Sociedades hasta el 21% desde el 35% a partir de 2018.
  • Impondrá un gravamen para la repatriación de beneficios en efectivo que las multinacionales atesoran en el extranjero del 15,5%.
  • El impacto de este proyecto de ley en el déficit sumará al menos un billón de dólares durante la próxima década a los 20 billones de dólares que ya adeuda el país.
Ya informamos de que, poco a poco, el presidente de EEUU Donald Trump va sacando adelante sus promesas electorales. La última ha sido su reforma fiscal, una propuesta cuyo valor asciende hasta los 1,46 billones de dólares, y que en la versión conciliada ya por ambas Cámaras rebaja el impuesto de Sociedades hasta el 21% desde el 35% a partir de 2018 e impondrá un gravamen para la repatriación de beneficios en efectivo que las multinacionales atesoran en el extranjero del 15,5%. La tasa impositiva para las ganancias ilíquidas será del 8%, recoge El Economista. El impacto que este proyecto de ley tendrá en el déficit: sumará al menos un billón de dólares durante la próxima década a los 20 billones de dólares que ya adeuda el país. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, justificó que el plan "traerá dinero de vuelta". Según sus cálculos, "hasta cuatro billones de dólares volverán al país", dijo, señalando al "dinero que durante años y años las empresas han mantenido en el extranjero". "Es un momento histórico y una ley magnífica". Así describía el domingo la reforma fiscal el secretario del Tesoro, Steven Munchin, durante la ronda de entrevistas para defender el proyecto final que los legisladores republicanos tienen previsto aprobar mañana. El proyecto que tiene previsto llegar al Despacho Oval esta misma semana mantiene los actuales siete tramos sobre el impuesto sobre la renta que oscilan entre el 10 y el 37%. En este último tramo, la tasa máxima del IRPF para los individuos que ingresen más de 500.000 dólares anuales se reducirá 2,6 puntos porcentuales desde el 39,6% actual. Los republicanos no eliminarán el impuesto sobre el patrimonio, pero aumentan la exención de este gravamen hasta los 10 millones de dólares, desde los cinco millones actuales. Andrés Velázquez [email protected]