• El Banco de España cree que la moneda virtual "nace con ambiciones elevadas" y que puede convertirse en moneda de uso para la financiación de actividades ilícitas y/o blanqueo de capitales.
  • En Wall Stret no se fían y la gran mayoría de sus economistas cree que el fenómeno del bitcoin es una "burbuja" que terminará estallando con gran estruendo.
  • Desde la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock, ya se está advirtiendo a sus clientes de que si deciden "invertir en bitcoin deben estar preparados para perderlo todo".
  • El gobernador del Riksbank sueco comentó que el trading de bitcoin es extremadamente arriesgado y cuestionó si bitcoin debería incluso clasificarse como criptomoneda.
  • Carlo Messina, CEO del Intesa Sanpaolo Bank, advirtió que el Bitcoin está en una burbuja especulativa y que la fluctuación de los precios es completamente especulativa.
  • El director del banco central de Dinamarca advirtió a sus clientes e inversores de mantenerse alejados del bitcoin.
El origen de la moneda virtual Bitcoin se remonta a 2009, cuando Satoshi Nakamoto (el pseudónimo que utiliza su autor o autores) decidieron crear esta moneda para que fuera utilizada para realizar compras únicamente a través de internet. Un documento elaborado por el Banco de España ya advertía que el Bitcoin "nace con ambiciones elevadas: proporcionar a los ciudadanos un medio de pago que posibilite la ejecución de transferencias de valor rápidas, a bajo coste y que, además, no pueda ser controlado ni manipulado por gobiernos, bancos centrales o entidades financieras". Porque se trata de una moneda virtual, independiente y descentralizada, intangible, que regula la red y que se cambia directamente entre internautas, publicó Heraldo. Un informe de la Dirección General de Operaciones, Mercados y Sistemas de Pago del Departamento de Sistemas de Pago del Banco de España, advirtió de que el carácter descentralizado de la moneda puede convertirla en moneda de uso para la financiación de actividades ilícitas y/o blanqueo de capitales. Señala además que el hecho de que redes de crimen organizado usen de forma generalizada sistemas de pago electrónicos emergentes puede crear una reputación negativa sobre los medios de pago digitales. Y advierte que a pesar de que, en principio, cualquier ordenador puede participar activamente del proceso de creación de nuevas unidades de bitcoins, la elevada capacidad computacional requerida implica que, en la práctica, esta actividad esté dominada por un reducido grupo de actores. Y sobre todo se alerta en dicho informe del impacto sobre la estabilidad de los precios y sobre la estabilidad financiera, ya que las plataformas de negociación privadas donde se pueden canjear bitcoins por monedas de curso legal están marcadas por la elevada volatilidad de las cotizaciones debido a movimientos especulativos. En Wall Stret no se fían y la gran mayoría de sus economistas cree que el fenómeno del bitcoin es una "burbuja" que terminará estallando con gran estruendo. De hecho, según un sondeo publicado este miércoles por el canal financiero CNBC, el 80% de los estrategas y economistas consultados responde que la actual valoración de esa criptomoneda es una "burbuja". Asimismo, desde la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock, ya se está advirtiendo a sus clientes de que si deciden "invertir en bitcoin deben estar preparados para perderlo todo". Sus defensores, por el contrario, insisten en que el hecho de que se trate de una moneda limitada, limita sus riesgos, pero advierten también de su volatilidad e insisten en que no hay nada que te garantice que mañana el bitcoin no valga cero, de la misma manera que no hay nada que te garantice que mañana no va a valer un millón de dólares. Asimismo, Stefan Ingves, presidente de los reguladores globales del Comité de Basilea y gobernador del Riksbank sueco, comentó que el trading de bitcoin es extremadamente arriesgado y cuestionó si bitcoin debería incluso clasificarse como criptomoneda. Señaló que los bancos son plenamente conscientes de los desarrollos en el sector de la tecnología financiera, pero que "es demasiado pronto para decir a dónde nos llevará eso en lo que respecta a los marcos regulatorios". Los comentarios de Ingves siguieron a los de Carlo Messina, CEO del Intesa Sanpaolo Bank, el principal banco minorista de Italia, que solicitó la regulación mundial de la criptomoneda a principios de diciembre. Messina advirtió que Bitcoin está en una burbuja especulativa y que la fluctuación de los precios es completamente especulativa. Añadió que "nunca" invertiría en bitcoin y que las autoridades reguladoras mundiales deben abordar el problema de inmediato. Por su parte, el director del banco central de Dinamarca advirtió a sus clientes e inversores de mantenerse alejados del bitcoin. De acuerdo con DR (una emisora de radio de Dinamarca), el director Lars Rohde indicó que Bitcoin es un "activo peligroso", y según su criterio, comparable al fenómeno de la crisis de los tulipanes, argumentando que es "como una burbuja fuera de control", sin ningún tipo de regulación por parte de las autoridades, y que su inversión en ella es completa responsabilidad de los individuos e inversores, así como la posible pérdida de dinero que pueda haber por ella. "No podrán venir a quejarse a nosotros si las cosas les salen mal," dice Rhode en un intento de desacreditar la moneda una vez más. Andrés Velázquez [email protected]